Agile y Scrum, dos conceptos para conocer (y aplicar) en tu empresa | Biplaza
¿Has oído hablar de los métodos Agile y Scrum? Conoce cómo se está modificando la forma de gestionar el trabajo en las empresas canarias
Agile y Scrum, metodologías innovadoras, business agility, desarrollo ágil de proyectos, metodología agile, trabajo interactivo, trabajo colaborativo, The Agile Manifesto, formación especializada en metodologías ágiles
80114
post-template-default,single,single-post,postid-80114,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,boxed,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-2.3,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Agile y Scrum, dos conceptos para conocer (y aplicar) en tu empresa

equipo

Agile y Scrum, dos conceptos para conocer (y aplicar) en tu empresa

¿Has oído hablar de los métodos Agile y Scrum? En los últimos meses hemos vivido en nuestra propia piel cómo el cambio de paradigmas y la incorporación de metodologías innovadoras están modificando la forma de gestionar equipos de trabajo en las empresas canarias.

Hoy nos adentramos en el mundo del business agility, que se define como la capacidad que tiene el área de negocio estratégico de una compañía para poder adaptarse a los nuevos cambios que vayan surgiendo en el mercado, con el objetivo de garantizar la satisfacción de nuestros clientes. Agile y Scrum son dos maneras de desarrollar proyectos, aportando el máximo valor, en el menor tiempo posible.

El desarrollo ágil de proyectos, nos permite ofrecer a nuestros clientes los productos que mejor se adaptan a sus necesidades aportando el máximo valor, en el menor tiempo posible.

Poner en práctica Agile y Scrum, nos permite aportar el mayor valor posible a un proyecto en un corto plazo de tiempo, testeando su satisfacción y realizando todos  los cambios necesarios que vamos recibiendo, pivotar o desechar una hipótesis no válida

En lugar de ver Agile & Scrum como metodologías, piensa en ellas como un marco para gestionar procesos.

¿Qué es Agile?

Las empresas que trabajan en sectores cambiantes conocen la necesidad de ser los más rápidos y los más flexibles si no quieren ser vencidos. Las metodologías agile, se basan en enfoques de trabajo flexibles y altamente competitivos. Puede definirse como un conjunto de metodologías para desarrollar proyectos incrementales en grupos de trabajo interactivos y colaborativos, normalmente relacionados con el desarrollo de software y el mundo digital, aunque cada vez son más las empresas de otros sectores que comienzan a aplicar estas nuevas herramientas de mejora.

Las metodologías ágiles se basan en desarrollos incrementales que van sumando funcionalidad

Ventajas del método agile

Estas son algunas de las ventajas de la gestión de proyectos ágiles:

  • Mejora de la calidad del producto, fomentando el enfoque proactivo de los miembros del equipo en la búsqueda de la excelencia del producto.
  • Aumento de la satisfacción del cliente al verse involucrado y comprometido a lo largo de todo el proceso de desarrollo.
  • Evolución del proyecto “en vivo”: mediante varias demostraciones y entregas, el cliente vive a tiempo real las mejoras introducidas en el proceso.
  • Mayor motivación de los trabajadores ya que los equipos de trabajo se autogestionan y tienen más facilidad para desarrollar su capacidad creativa y de innovación.
  • Trabajo colaborativo que permite una mejor organización dentro del equipo.
  • Mayor control y capacidad de predicción gracia a la revisión y adaptación del proyecto a lo largo del proceso.

 

¿Qué es el método Scrum?

Desarrollo de Scrum

Scrum es parte del movimiento Agile. En 2001, 17 pioneros de métodos similares se reunieron en el Snowbird Ski Resort en Utah y escribieron el Agile Manifesto, una declaración de cuatro valores y doce principios que contrastan fuertemente con el Cuerpo de conocimiento tradicional del Gestor de Proyectos (PMBOK). The Agile Manifesto puso un nuevo énfasis en la comunicación y la colaboración, el funcionamiento del software, la autoorganización del equipo y la flexibilidad para adaptarse a las realidades empresariales emergentes.

El líneas generales, Scrum se basa en la creación de un equipo auto organizado y multifuncional,  lo que significa que todos los integrantes son necesarios para llevar una función desde la idea hasta la implementación.

El modelo de Scrum sugiere que los proyectos progresen a través de una serie de sprints. De acuerdo con una metodología ágil, los sprints tienen un intervalo de tiempo de no más de un mes, por lo general, dos semanas.

La metodología de Scrum aboga por la celebración de una reunión de planificación al comienzo del sprint, donde los miembros del equipo determinan a cuántos elementos pueden comprometerse y se definen las características del proyecto, desde la idea hasta la funcionalidad. Lo que se consigue con esto es que al finalizar el proyecto, todas estas ideas  han sido codificadas, probadas e integradas en el producto o sistema en evolución.

Ventajas de Scrum

Considerado como el paradigma de la metodología de desarrollo ágil, gracias a la descripción de los roles, sus componentes y la organización de la actividad diaria, su factor de éxito consiste en la división del trabajo completo en distintos apartados o bloques.

Algunas de sus ventajas son:

  • Entregas mensuales (o quincenales) de resultados, que supone completar los requisitos más prioritarios en ese momento, ya completados.
  • Gestión regular de las expectativas del cliente y basada en resultados tangibles.
  • Resultados anticipados (time to market).
  • Flexibilidad y adaptación respecto a las necesidades del cliente, cambios en el mercado, etc.
  • Gestión sistemática del Retorno de Inversión (ROI).
  • Mitigación sistemática de los riesgos del proyecto.
  • Productividad y calidad.
  • Alineamiento entre el cliente y el equipo de desarrollo.
  • Equipo motivado.

 

¿Por qué surgen este tipo de nuevas metodologías?

El ritmo trepidante del mercado, y los cambios que vamos viviendo, sobre todo en términos de innovación digital, hace que se haga necesaria la optimización de los desarrollos de proyectos a través de procesos que sean capaces de estandarizar, estructurar y organizar la manera de trabajar de los equipos de trabajo.

Muchas son las ventajas  de integrar cambios en nuestra forma de trabajar y actuar con una metodología como herramienta para generar eficiencia a medida que se va utilizando:

  • Nos enseña a enfocar todos los proyectos de la misma forma y nos permite ser capaces de repetir los éxitos y aprender de los errores, por lo que hay un proceso de mejora continua.
  • Ayuda a reducir la curva de aprendizaje del equipo y se obtiene una mejora en el trabajo.

No todas estas metodologías sirven para cualquier proyecto, por lo que es fundamental conocer los puntos fuertes de cada una de ellas para saber aplicarlos en el momento que sea necesario. Lo que sí es cierto, es que cada día se hace más necesario el cambio de mentalidades y la adaptación a nuevos enfoques.

Pongamos un ejemplo para poder ilustrarlo: imagina un proyecto de programación que requiere una fuerza de trabajo compuesta por un equipo de dos personas, y seis semanas de duración.  Para optimizar el rendimiento del departamento, la gerencia modifica el trabajo del equipo, reasignando a uno de los programadores otros proyectos. El plazo de ejecución se alarga 6 semanas más. Los programadores sienten el peso del fracaso por no haber cumplido los plazos. Realmente lo que fracasó, es la mentalidad del gerente.

Este tipo de situación ocurre todos los días. Las estructuras de poder de la empresa que imponen demandas irracionales son un problema y se vive en todas las organizaciones, desde el departamento de marketing hasta el de administración.

Para tener éxito en la nueva economía y avanzar de manera progresiva  en la era digital, las empresas deben deshacerse de sus procesos y políticas laborales arcaicas.

Formación especializada para optimizar la gestión de proyectos con Agile y Scrum

En Biplaza, como socios fundadores de KLAB | The knowledge Lavoratory, creemos en la innovación y el desarrollo constantes. El curso Agile y Scrum,metodologías para ejecutivos , que se impartió el pasado mayo, tenía por objetivo enseñar a  responder con rapidez ante los cambios que ocurren tanto en la empresa o en proyectos  puntuales. Resultó todo un éxito.

Con la metodología Agile los proceso son evolutivos por lo que los equipos de trabajo pueden implementar soluciones sobre la marcha y no esperar al final para corregir los fallos.

La formación especializada en metodologías ágiles, aporta valor al empresario porque:

  • Ayudas al equipo a optimizar los procesos y recursos  de la empresa.
  • Te facilita aprender diversas técnicas para afrontar proyectos con gran cantidad de tareas y que involucran a profesionales y retos diversos.
  • Aumentas la eficacia y el control de los procesos de tu empresa, diseñando flujos de trabajo a través de técnicas más optimizadas.

Esperamos poder contar contigo en nuestros próximos cursos para profesionales.

 


¿Te ha resultado interesante este artículo? Cada semana, en BIPLAZA nos ocupamos de dar cobertura informativa y desarrollar posts desde un punto de vista cotidiano, con el objetivo de acercarte todos aquellos temas relacionados con nuestras áreas de Gestión Laboral, Contable, Administrativa, Fiscal, Asesoría Financiera, Fiscal y Consultoría de Negocio para el emprendedor. Suscríbete a nuestro blog y recibe cómodamente cada publicación en tu bandeja de entrada.

 

[yikes-mailchimp form=»1″]

  • author's avatar

    Por: Pablo Marrero

    Graduado social. Socio Director en Biplaza

  • author's avatar